Jorge Glas declaró dos casos en la Fiscalia

El vicepresidente Jorge Glas ingresó ayer, 9 de agosto de 2017, a la Fiscalía por la puerta trasera, a bordo de una camioneta doble cabina blanca, de vidrios polarizados. El funcionario llegó poco antes de las 08:30, acompañado de su seguridad y gente cercana.

Afuera, unas 30 personas gritaban consignas de apoyo. Glas permaneció en esa dependencia hasta las 15:20. Durante las dos primeras horas y media respondió preguntas relacionadas con la adjudicación del campo petrolero Singue al Consorcio DGC, en el 2012.

Por posibles irregularidades en ese contrato, la Contraloría emitió la semana pasada un informe con indicios de responsabilidad penal en contra de Glas (en el 2012 era ministro coordinador de los Sectores Estratégicos) y de otros 20 funcionarios y empresarios. Tras conocer el informe, la Fiscalía activó una indagación previa (reservada) y ayer se receptó la versión libre, voluntaria y sin juramento de Glas, como parte de las primeras diligencias en torno a este caso.

Para la Contraloría, la entrega del bloque Singue a DGC ocasionó un perjuicio para el Estado de USD 5,2 millones. Ayer, el Vicepresidente entregó cifras a la Fiscalía sobre la producción de ese campo petrolero y dijo que ha generado rentas para el Estado por más de USD 120 millones. “Sin embargo, la Contraloría considera que ha habido un perjuicio y no se toma en cuenta que este campo estaba cerrado”.

Tras responder las inquietudes respecto a esa investigación, el funcionario pasó a otra oficina del mismo edificio para aclarar su papel en el caso Odebrecht. Allí permaneció desde las 11:00 hasta las 15:20. Durante más de cuatro horas, la fiscal Diana Salazar, coordinadora nacional de la Unidad de Lucha Anticorrupción, le hizo preguntas sobre el juicio de asociación ilícita, en el cual se indaga a su tío, Ricardo Rivera, y a otros seis sospechosos. Hasta ahora, sobre este caso han trascendido audios que José Conceição Santos, exsuperintendente de la constructora brasileña en Ecuador, entregó a la Fiscalía. En una de esas grabaciones, Rivera habla con Santos y le pide “plata para la campaña de vidrio”.

También hay chats entre ambos. En uno de los mensajes, Rivera le dice al exdirectivo de la constructora que ya está coordinando una cita con ‘JG’. Tras las dos comparecencias, Glas abandonó la Fiscalía por la puerta principal y aseguró que la investigación en el caso Singue es una “clara persecución política de la Contraloría y de la oposición”.

Además adelantó que se vienen más ataques en su contra. Pero este caso y Odebrecht no son los únicos que aluden a Glas. Entre febrero y julio de este año, políticos y grupos civiles han presentado otras denuncias en contra del Vicepresidente por presunto cohecho, peculado, enriquecimiento ilícito y concusión, relacionadas con Caminosca y con el caso de la estatal Petroecuador. Actualmente, la única investigación formal en su contra es por el caso Singue.

 Ayer, el funcionario se refirió a Caminosca y aseguró que no han hallado pruebas de un posible delito. Y recordó que en el laudo arbitral internacional, donde aparece su nombre, se asegura que no hay evidencia de que él u otros funcionarios hayan recibido coimas. A inicios del mes pasado, la Comisión Anticorrupción presentó una demanda penal en contra de Glas, del actual legislador Esteban Albornoz y de otros cinco funcionarios, por el caso Caminosca.

Web_Admin Autor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *